Escenario


Carlos Armella y el jazz en un grupo de amigos de una comunidad oaxaqueña 

Entrevista. El cineasta dirigió Banda, un filme documental que estrenó en la Cineteca Nacional este 18 de septiembre como una alternativa fílmica positiva sobre México 

Carlos Armella y el jazz en un grupo de amigos de una comunidad oaxaqueña  | La Crónica de Hoy

Foto: (Especial) El filme sigue a un grupo de músicos adolescentes en su viaje al Festival de Jazz de Jalisco.

"Estamos acostumbrados y, junto a una parte del público, hasta fastidiados de ver muchos documentales con la temática de narcotráfico” 

Santa Catarina Minas, Oaxaca, es un pueblo afectado por la pobreza y la migración. Pero la creación de su primera biblioteca, una emergente industria mezcalera y un grupo de músicos adolescentes son ejemplo de los vientos de cambio que soplan en la comunidad. Entre el abandono de la música tradicional de su tierra y la invasión de la música sinaloense. 

La Banda Luz del Rosario emprende un largo viaje al Festival de Jazz de Jalisco, donde la improvisación se convierte en el conductor de su música y de sus vidas, y el cineasta Carlos Armella nos comparte su historia en Banda, un trabajo documental que llegó a la Cineteca Nacional este 18 de septiembre luego de su paso por festivales de cine reconocidos como el de Guadalajara y Docs Mx. 

“La música es el hilo conductor a través de la banda, pero también surgían otros temas de importancia alrededor que tenías que ir ligando con eso. Por ejemplo, el tema de la migración o la pobreza, incluso el del mezcal, como muchos otros temas que son parte de la narrativa y que de cierta forma hay que integrarlos”, expresó el cineasta Carlos Armella, en entrevista con Crónica Escenario

“Hasta donde la música nos lleve” es la frase que marca la vida de estos ocho adolescentes de la comunidad de Santa Catarina Minas, Oaxaca, quienes son invitados al Jalisco Jazz Festival a estudiar un género que desconocen en su totalidad. El documental habla sobre las vidas de los músicos que comienzan a tocar en las bandas, lo que representa la música en sus vidas, las fiestas, sus tradiciones, la idiosincrasia, el campo, sus sueños, sobre un viaje que les hace entender la vida de manera distinta y el compromiso de un profesor por ver a sus alumnos convertirse en grandes músicos. 

En el proceso, así como la improvisación es fundamental en el jazz, fue una de las principales herramientas para la realización del filme: “Varios de ellos no sabían lo que era el jazz y sin embargo se adaptan. Uno de los temas importantes de los que habla el documental es la necesidad de adaptarse. En particular ese paralelismo con el jazz donde el elemento principal es la improvisación porque ahí puedes tocar una canción 80 veces y cada una será diferente”, dijo Armella. 

“Creo que para ellos como grupo también fue enfrentarse a eso. Algunos descubrieron en este viaje que tenían mayores talentos y podían llegar más lejos y otros que quizá vieron que su vida como músicos terminaba con la Banda para que cada quien siga su camino. Así que la improvisación fue fundamental tanto para ellos como para nosotros como crew de filmación”, agregó. 

Una de las mayores virtudes de este documental reside en sus protagonistas y lo que generan en el espectador. Para el director es algo que era fundamental debido a la intimidad con la que se hizo este proyecto, “cuando piensas en este material como una película, tienes que pensar en mantener esa empatía que uno sintió al hacerla para transmitirla al público. Entonces por un lado tienes a un chico como Brandon, a quien ves y dices, ‘ese chavo sí le echa ganas y puede salir adelante’, pero también sientes pena por tipos como Martín, que deja ir la tuba y se conforma con la tambora”, dijo el cineasta. 

“Ese sufrimiento, también yo lo sufrí en primera persona al estar detrás de la cámara y traté de transmitirlo con el material que teníamos grabado. Incluso hay momentos de interacción entre nosotros como crew y ellos, como se nota en cierta escena que decidí dejar para que se viera ese intimismo”, añadió. 

Y es que, además del lado humano que muestra el filme, también es un testimonio cultural de una región de México poco conocida, “por un lado vemos sus raíces, como tratando de retomarlas con un archivo musical olvidado. Entonces es tomar la historia verla desde el presente para tratar de proyectarla hacia el futuro. Creo que es parte también de lo que queríamos mostrar y no lo vimos de una manera tan cerebral ya que es parte de lo que se va dando y vamos observando”. 

Cabe decir que, grabar en Oaxaca puede presentar ciertos riesgos por la situación de violencia en la que vive el país, sin embargo, Armella comentó que en Santa Catarina no fue complicado este proceso, “como Jacobo Márquez (productor) ya conocía bien a la comunidad y ellos también a él, nos ayudó a que nos abrieran las puertas. Esa comunidad es bastante pacífica, afortunadamente no está azotada por la violencia ni nada de eso”. Pero, al mismo tiempo, sí tuvieron que vivir un momento complicado al estar en este largo período de grabación y edición. “Si hubo situaciones, sobre todo en viajes cuando íbamos a grabar”. 

“Por ejemplo, nos tocó la Masacre de Nochixtlán. Justamente íbamos para allá y de repente las carreteras tenían grandes bloqueos del sindicato de maestros, quema de llantas y demás. En una ocasión pasábamos por pueblo de Nochixtlán de camino, pero nos tuvimos que desviar. Logramos pasar por un camino alternativo, justo a tiempo logramos salir y ya más tarde nos enteramos de la situación por las noticias”, dijo. 

Más allá de este incidente, este proyecto nos recuerda la necesidad de retomar las cosas bellas en el mundo a través de la cultura y la música: “Me ha tocado hacer documentales de diferentes temáticas, algunos más tremendos que otros. Pero creo que estamos acostumbrados y, junto a una parte del público, hasta fastidiados de ver muchos documentales con la temática de narcotráfico, migración y todos esos aspectos que los vuelven un poco pesados”, dijo. 

“En ese sentido Banda sirve para disfrutar la música de una forma ligera, que toca temáticas serias, pero al final te deja una bonita sensación. A mí como director me interesaba mucho transmitirle ese sentir al público”, concluyó.

Comentarios:

Destacado:

+ -