Opinión


De todo un poco. La dispersión es contagiosa.

De todo un poco. La dispersión es contagiosa. | La Crónica de Hoy

Esta semana fue especialmente rica en contradicciones entre lo que se dice en las mañaneras y la agenda presidencial efectiva. Esto refleja que la realidad que es compleja se niega a transformarse sólo por la fuerza de una propaganda repetida al infinito.

De todo un poco y empezaré con la negativa del presidente a reconocer el triunfo virtual de Biden argumentando que con ello se cumple cabalmente con los principios de política exterior mexicana, que están sujetos a la interpretación del Poder Ejecutivo, según su curiosa forma de leer la Constitución, y porque México no es colonia, ni pelele de gobiernos extranjeros. Esta defensa de una postura personalísima respecto a las elecciones de los Estados Unidos inevitablemente recuerda la “profunda amistad” con Trump. También se divulgó en la prensa que López Obrador se negó a recibir la llamada de Biden. Todo esto contrasta con el trato otorgado a Evo Morales hace un año ¿Cuál es la estrategia en las relaciones diplomáticas? Jesús Seade, subsecretario para América del Norte, renuncia para atender a su familia.

Luego, el jueves pasado, el presidente firma el proyecto de iniciativa de modificaciones a diversas leyes para combatir el outsourcing o subcontratación laboral porque, según el discurso oficial, ha sido aprovechado por los empresarios para evadir el pago de contribuciones, especialmente aquellas de seguridad social, que merman los derechos de los trabajadores. 

En este proyecto, se proponen sanciones severas a quienes llevan a cabo esas prácticas o asesoren para que se realicen. Esto contrasta con el reconocimiento, incluido en el acuerdo de los aguinaldos de la burocracia, de que el gobierno va a pagar aguinaldo a las personas que laboran bajo contrato de prestación de servicios profesionales bajo el régimen de honorarios en el capítulo de servicios personales, es decir, el gobierno disfraza relaciones de trabajo para no pagar aportaciones de seguridad social. Este aguinaldo es justo, pero más justo sería evitar este outsourcing en las entidades públicas. La paja en el ojo ajeno, la viga en el propio, diría mi abuelita.

También hay que destacar la perorata del presidente contra todos los grupos opositores -que fue un discurso anticipado de la campaña del 2021- y la descalificación a los medios de comunicación. El Reforma fue calificado de “pasquín inmundo” por una información que publicó sobre un desvió de recursos en Macuspana, Tabasco. Entonces, López Obrador se quejó de la difusión de datos tergiversados o no confirmados con el objeto de dañar la imagen de una persona.  Contradictoriamente, se indignó por lo que es una práctica cotidiana que él realiza en las mañaneras. “La calumnia cuando no mancha tizna”, dijo. El burro hablando de orejas, diría mi abuelita.

Seguimos, con el sainete escenificado por el gobernador de Tabasco, Adán Augusto, quien acusó de negligencia criminal a Bartlett, Director General de la CFE, que respondió burlándose. Esto, al presidente, le pareció que es un ejercicio de tolerancia que entre los servidores públicos haya polémica y no tomó postura. Sin embargo, no dejó pasar la oportunidad de aclarar que la inundación de tres municipios y las pérdidas económicas consecuentes fueron un “error de cálculo” que ya no se cometió después. En boca cerrada no entran moscas, diría mi abuelita.

No puede faltar el regocijo que causó que la calificadora Fitch no degradará nuevamente el grado crediticio de México y la mantuviera en BBB menos, ya que -se festinó en la mañanera- era síntoma del buen manejo de las finanzas públicas en México. Toda esta alegría la ocasiona una empresa financiera internacional que hace ocho meses era parte del complot para desprestigiar al gobierno de la autollamada 4T. Un curso resumido de cómo mentir con estadísticas o por lo menos hacerse el bruto, para vernos la cara de brutos, diría mi abuelita.

Lo que está para Ripley -Aunque usted no lo crea- es el regalo de cumpleaños para el presidente de la aprobación de un presupuesto de 6.29 billones de pesos, sin modificaciones en la Cámara de Diputados, en donde, para que fuera evidente el esfuerzo por complacer a López Obrador, suspendieron la sesión para cantar las mañanitas con sana distancia. Menos de una decena de reservas -propuestas de cambio al presupuesto original- de más de mil fueron aceptadas. No oigo, soy de palo, tengo orejas de pescado, diría mi abuelita.

De todo un poco y muchas más contradicciones entre el discurso y la acción. La dispersión de la agenda pública es contagiosa entre quienes opinamos semanalmente. Hoy me sumo a esa dispersión. Hay una sensación de falta de rumbo y que se habla de todo para que no se ponga atención en los casi 100 mil muertos por COVID-19, la profunda crisis económica y la inseguridad que padecemos.

Socio director de Sideris, Consultoría Legal

cmatutegonzalez@gmail.com

Facebook.com/cmatutegonzalez

Twitter @cmatutegonzalez

www.carlosmatute.com.mx

Comentarios:

Destacado:


LO MÁS LEÍDO