Opinión


FRENA y los Comités de Defensa de la 4T

FRENA y los Comités de Defensa de la 4T | La Crónica de Hoy

Y cuando despertamos, la Guerra Fría seguía ahí. Después de dos décadas de alternancia en el poder y la construcción cotidiana de lo que debería ser la normalidad democrática en nuestro país, resurgen aquí y allá los usos y estilos del pasado, los discursos maniqueos y zafios de la antipolítica, la verborrea ideológica, y las militancias del odio que claman la aniquilación del adversario.

Al extremo de estos dos polos aparecen dos fenómenos recientes de movilización social: de un lado aquellos que se cobijan en un engendro llamado “Frente Nacional AntiAmlo” (FRENA); y en el otro extremo han surgido los “Comités de Defensa de la 4T”, remedo de aquellos que se formaron en Cuba en los primeros años de su Revolución.

Ambos impulsos jalan en dirección contraria, pero coinciden en un aspecto: su desconfianza en la política y las instituciones que regulan nueva vida democrática. Ambos secuestran la representación compleja de lo nacional y niegan la diversidad del paisaje social a partir de reivindicar la división de clases desde la extrema derecha y la extrema izquierda: fifís contra chairos, fresas contra nacos, blancos contra morenos, capitalistas contra comunistas, neoliberales contra populistas. El racismo, la intolerancia ciega, el odio tribal, la mirada binaria — dicotómica— de la realidad, y la construcción de un modelo de hacer política que niega de raíz a la democracia, los hermana.

Me asomo a la página oficial de FRENA en internet como quien se abisma en un hoyo negro del tiempo y lo regresa cinco décadas atrás, acaso con una sola diferencia: las recurrentes faltas de ortografía y los yerros más elementales de redacción (la derecha ilustrada brilla por su ausencia).

Entre otras perlas me encuentro con la “Galería de la dictadura comunista” en la que publican fotos de algunos de los principales dirigentes y simpatizantes de la 4T, y en la que campea la ignorancia y la xenofobia: a Héctor Díaz Polanco, de origen dominicano pero nacionalizado mexicano hace décadas, lo presentan como “cubano”; a Paco Ignacio Taibo II le ponen “español”; a Epigmenio Ibarra, “guatemalteco”; y a Luciano Concheiro “venezolano”.

En otra sección de la página se lee: “Plan comunista de México Foro San Paulo”, y en él advierten sobre las oscuras intenciones del gobierno para “reinstaurar el fracasado socialismo que acaba de desplomarse a nivel mundial” y sumarse “al bloque socialista-comunista de América”.

Se plantean como su “único propósito”, la dimisión del Presidente antes del 30 de noviembre de 2020, “para salvar a México de un tirano comunista”. Y una vez logrado su objetivo, FRENA —nos dicen— deberá convertirse en el “órgano supremo de vigilancia”, en la conducción “del destino para un México Nuevo”.

En la página se incluye una referencia a una de sus fuentes ideológicas: un video y un audiolibro con el título De la dictadura a la democracia, de Gene Sharp. Una estampa insuperable de los discursos manipuladores de la Guerra Fría. Aparece también un video de 27 minutos de Gilberto Lozano, la única cabeza visible del movimiento.

Curiosamente, en el video, el señor Lozano comenta: “dejemos de hablar de división y polarización entre los mexicanos”, “nos estamos uniendo todos los mexicanos, sólo se marginan un pequeño grupo de miles, a lo mejor 200 mil o 250 mil, según los datos que tenemos, que son los que siguen en forma adictiva al señor Andrés López”.

Detallan en otra parte sobre lo que llaman el plan para “instalar el Comunismo en México (2019-2020)”, el cual incluye —parece casi una broma— la “Equidad de Género”, la “Agenda progresista (ABORTO, drogas, homosexualismo, relatividad de valores)”, “Des-mistificar a religiones, introducir elementos que confundan con sectas esotéricas”, y “Reformar educación para la igualdad, adoctrinamiento y lucha de clases”.

A los organizadores de FRENA les parece que el actual gobierno pretende crear: “paramilitares que puedan evadir los Derechos Humano en caso necesario”, denuncian que el gobierno se ha propuesto el “control total del internet” y “mapear a los empresarios para proponer se vayan marginando o huyendo del país”.

Si uno se pregunta, y además de “tirar” al Presidente, que más se proponen, cuál es su programa político, ellos responden en su página: “Tenemos un Foro de Propuestas de ACCIÓN, donde unas comisiones de 18 personas están permanentemente evaluando sus propuestas para seleccionarlas de acuerdo a las circunstancias”.

 Se definen como “un movimiento social de los mexicanos para rescatar a México de las manos del comunismo, que se gestiona a través de un Consejo Ciudadano de 67 miembros que tiene su dinámica —no dicen cuál es esa dinámica—; y comisiones de voluntarios que, basados en su talento, apoyan como: Comisión Jurídica, Comisión de Selección de propuestas de acción, Comisión de medios, Comisión de talento digital, Comisión de relaciones internacionales”. En ningún lado aparece el nombre de estos 67 ilustres consejeros.

“¿Y cuándo se acaba esto?” se preguntan y ellos mismos responden —mayúsculas y signos de admiración incluidos—: “Al tirar al DICTADOR BOLIVARIANO; más tiene que ser ANTES de Noviembre 30 de este año; esperar a después, sería SALVESE QUIEN PUEDA¡¡¡”

En la página afirman: “Nadie nos patrocina; sólo somos ciudadanos voluntarios que sabemos que hay que hacer lo correcto AHORA, pues nos dimos cuenta de que no podemos confiar en que, por el sólo hecho de “tener los vecinos que tenemos” (EE.UU.), estamos exentos de caer en una dictadura castrochavista.

¡Tenemos que evitarlo nosotros, y cada día es más URGENTE!”

Para la organización de su esfuerzo dicen acudir a “pirámides multinivel”, las cuales se organizan a partir de crear grupos de contactos en WhatsApp: “10 personas es un grupo razonable para estar en contacto, llamemos “hijos” a los integrantes de tu grupo; ellos formarán grupos de “nietos”, a su vez en cascada los nietos formarán grupos de “bisnietos” sin límite”, Dichos grupos, explican, se vinculan hacia abajo con las ”21 PIRAMIDES MADRE”. De esta manera se indica que FRENA se organiza a partir de un Consejo Rector, un Consejo Consultivo, Comisiones y pirámides multinivel.

No es, pese a todo, hilarante y puramente anecdótico el surgimiento de esta movilización, hay que buscar las causas de un fenómeno tan cerril y abigarrado en el descrédito y la debilidad de los partidos de oposición tras las elecciones de 2018, como también en el discurso de polarización que se alimenta en el otro extremo del péndulo.

FRENA no hará que dimita el Presidente porque, pese a todo, el sistema político del país se asienta sobre un marco institucional y democrático a prueba de estas ocurrencias radicales, trasnochadas y antisistémicas, como tampoco los Comités de Defensa de la 4T habrán de hacer de las próximas elecciones intermedias un campo de batalla revolucionario, un nuevo “Playa Girón”, que derrote a los “golpistas”.

La democracia está en otra parte.

 

edbermejo@yahoo.com.mx
Twitter: @edgardobermejo

 

Comentarios:

Destacado:


LO MÁS LEÍDO

+ -