Cultura


Hallan pecio del primer naufragio esclavista de mayas en México

Los investigadores que identificaron el pecio fueron: la arqueóloga subacuática Helena Barba Meinecke, el antropólogo Eduardo López Calzada, el arqueólogo Roberto Junco Sánchez y los especialistas Abiud Pizá y Gabriel León.

Hallan pecio del primer naufragio esclavista de mayas en México | La Crónica de Hoy

Investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) identificaron en las costas de Sisal, Yucatán, los restos de La Unión, el primer barco que hoy se sabe fue usado para el tráfico de esclavos mayas.

A través de un comunicado, el INAH explicó que el vapor La Unión perteneció a la empresa española Zangroniz Hermanos y Compañía, establecida en 1854 en La Habana, la cual, un año después, fue autorizada para comerciar en Sisal, Campeche, Veracruz y Tampico.



"Usualmente llevaba a Cuba pasajeros de primera, segunda y tercera clase, junto con mercancía, como fibras de henequén, cueros curtidos, palo de tinte y pieles de venado. No obstante, sus mandos también estaban en contubernio con los esclavistas, quienes introducían en pequeños e insalubres espacios a los mayas que capturaban o engañaban", detalló el INAH.

El barco se hundió el 19 de octubre 1861, pero un año antes se sancionó a la empresa ya que se dio la noticia de que en Campeche dicho barco cargó 29 mayas, entre ellos niños y niñas de 7 y 10 años.

Cuando dicha estructura entró en naufragio, en 1861, ocasionó la muerte de la mitad de los 80 tripulantes y 60 pasajeros, cifras oficiales que no contabilizaron a los esclavos mayas ya que eran considerados mercancías.

De acuerdo con las investigaciones de los arqueólogos, cada esclavo era vendido hasta por 25 pesos a los intermediarios, y éstos podían revenderlos en La Habana hasta por 160 pesos, los hombres, y 120 pesos, las mujeres.



A través de La Unión y de otro vapor de Zangronis llamado México, desde 1855, se fletaron mensualmente un promedio de 25 y 30 personas, muchos de los cuales nunca pudieron regresar a la península.

RESCATE. Los investigadores que identificaron el pecio fueron: la arqueóloga subacuática Helena Barba Meinecke, el antropólogo Eduardo López Calzada, el arqueólogo Roberto Junco Sánchez y los especialistas Abiud Pizá y Gabriel León.

El pecio La Unión se localizó arqueológicamente en 2017, en el marco del Proyecto Integral para la Protección, Conservación, Investigación y Difusión del Patrimonio Cultural Subacuático, en coordinación con el Centro INAH Yucatán y los habitantes de la región.



"Se observó que el pecio correspondía a un vapor de la primera etapa de dicha tecnología, fechada entre 1837 y 1860, cuando esos barcos eran impulsados con un sistema de calderas, máquinas con balancín y ruedas de paleta tipo Mississippi", señaló el INAH.

Pese a que las calderas estallaron y la embarcación se incendió, la sentina —parte inferior del casco, en la zona más baja de la sala de máquinas y justo por encima de los doblefondos— descendió siete metros desde la superficie hasta el fondo de las aguas someras.

"Al cubrirse de arena, la madera del fondo del casco se conservó hasta hoy, lo mismo que elementos aún reconocibles, como las ruedas de paleta, calderas, compartimentos y objetos para la sujeción como pernos de cobre; además se identificaron artefactos relacionados con la vida cotidiana a bordo, entre ellos, fragmentos de vidrio de botellas y cerámica e, incluso, ocho cubiertos de latón que eran utilizados por los pasajeros de primera clase", agregó el instituto.

 

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

+ -