Opinión


Jubileo por los 800 años de la muerte de Santo Domingo de Guzmán

Jubileo por los 800 años de la muerte de Santo Domingo de Guzmán | La Crónica de Hoy

Los padres dominicos de la Orden de Santo Domingo de Guzmán están de fiesta, al celebrarse próximamente, los 800 años del fallecimiento de su fundador, razón por la que están viviendo el inicio de un jubileo extraordinario en todo el mundo que dio inicio el pasado 8 de agosto.

A pesar de la pandemia de COVID-19 que a todos afecta por igual, tienen pensado realizar actos significativos que contribuyan a la difusión y al conocimiento de la Orden de Predicadores, como también se les conoce.

Santo Domingo de Guzmán (1170-1221) nació en Caleruega, hoy provincia de Burgos, en España, que formaba parte de la Diócesis de Osma en 1170; por esta razón, dicho territorio eclesiástico es quien encabeza los festejos.

Los padres dominicos llegaron a México el 2 de julio de 1526, y participaron de manera activa en la evangelización y mejora de forma de vida de los indios; después de los franciscanos, fueron los segundos en llegar a Nueva España, y son muchas sus aportaciones en el campo de la enseñanza, por ejemplo, al hablar de la Eucaristía, ponían como ejemplo el reflejo de una persona que se puede ver en varios espejos al mismo tiempo.

El primer grupo de 12 religiosos, cuyo superior fue Fray Tomás Ortiz, fueron los frailes: Vicente de Santa Ana, Diego de Sotomayor, Pedro de Santa María, Justo de Santo Domingo, Pedro Zambrano, Gonzalo Lucero que solo era diácono y el lego Bartolomé de la Calzadilla que venían de España, además de Fray Domingo de Betanzos, Fray Diego Ramírez, Fray Alonso de las Vírgenes y el novicio Vicente de las Casas que provenían de la Isla La Española; formaron cuarto provincias eclesiásticas que abarcaban México, Morelos, Oaxaca, Chiapas y Guatemala. Destacaron en dos actividades: la Universidad y la academia, y la inquisición, y para 1559, había 210 dominicos en 40 casas.

Ellos tenían la intención de fundar 12 conventos con capacidad para 30 frailes cada uno, y para 1528, se habían establecido en México, Coyoacán, Chimalhuacán y Chalco; en Oaxtepec y en Izúcar, y al año siguiente comenzaron a penetrar en la Mixteca, pero no lograron sostener este proyecto porque la Vicaría de México fue separada de la de Andalucía y agregada a la Provincia de la Santa Cruz de Indias con sede en La Española.

Entonces, los frailes se tuvieron que concentrar en México para analizar la situación, y Betanzos, acompañado de Lucero, fueron a Europa para gestionar la separación de su Vicaría, lo que se logró en el Capítulo General de Roma en 1532. En tanto, solo pudieron hacer una fundación en Puebla, en 1535, y hasta 1538 continuaron su expansión, aunque el plan inicial ya no pudo realizarse y sus construcciones fueron cada vez más modestas. 

La Provincia de Santiago de México, ya independiente, abarcó: Tlaxcala, Michoacán, Panuco, Oaxaca, Chiapas y Yucatán hasta 1551. A mediados del siglo, tenían 40 conventos con 201 religiosos. 

Hubo dominicos destacados, como Fray Bartolomé de las Casas, o Fray Antón de Montesinos, pionero en los derechos humanos de los indígenas.

Comentarios:

Destacado:


LO MÁS LEÍDO