Cultura


"La Literatura, el arte que más fuerza adquirió en la pandemia”

Guillermo Arriaga recibe, de manera virtual, el Premio Alfaguara de Novela 2020 en el Hay Festival de Sevilla. “La COVID mostró las grandes diferencias sociales y económicas”

La pandemia por COVID-19 ha hecho aflorar las enormes diferencias sociales y económicas que existen en México, un país que ahora se divide en dos: los que pueden encerrarse y los que no. Éstos últimos han sufrido una devastación terrible ya que el porcentaje de mortandad en hospitales públicos es casi tres veces mayor que en uno privado, señaló Guillermo Arriaga durante el Hay Festival Segovia 2020. 
En el acto de entrega simbólico —pues el escritor no pudo viajar a Madrid— del Premio Alfaguara de Novela 2020 al escritor mexicano por la novela Salvar el fuego, Arriaga destacó que la literatura es el arte que más fuerza y poderío adquirió durante la pandemia pues conlleva un acto de introspección mayor. 
“La función del libro es hacerte ver un lugar que no imaginaste. El gran libro es el que te hace dar una vuelta en 360 grados, pero el más brutal de los libros es aquel que después de darte completamente la vuelta, te hará ver, sobre todo, hacia dentro. En la obscuridad, la vela se conforma por todas las preguntas que propulsa la lectura”. 
Sobre la novela galardonada, cuyo fallo del jurado se dio el 24 de enero y se publicó el 16 de marzo, el también guionista destacó que es una reflexión sobre todos aquellos parámetros de felicidad que nos inoculan desde que somos chicos. “Esa felicidad no proviene de nuestras propias motivaciones o impulsos, sino de fuera. Para muchos es poco satisfactoria esta noción de felicidad”. 
¿Qué prefieres, una vida destruida que fue tu decisión o una vida feliz que decidieron otros por ti?, cuestionó Arriaga. “Lo mejor que le pude pasar a un ser humano es tener la vida en sus manos. Mucha gente tiene la sensación contraria, que la vida se les va, que es una gelatina que se les escapa por todos lados”. 
Salvar el fuego es una novela que se alejó de la idea original donde se concebía como una obra corta, de no más de 120 páginas, escrita en primera persona. “Resulta que es más voluminosa que El salvaje y es que poco a poco la novela te va dictando los derroteros que son adecuadas para ser contada”. 
“Poder crear es un privilegio que en lo personal aprecio mucho”, compartió el escritor y explicó que desde que la novela se revela en la primera escritura, hasta la rearticulación de la obra, no deja de ser un proceso divertido. “Yo no sufro escribir, hay quienes dicen que es muy duro, pero duro es barrer las calles a las 5 am a 6 grados bajo cero o estar sentado en un banco dando dinero a los clientes, eso sí es duro”. 
En este proceso de escritura, el escritor destacó que inventó aproximadamente 300 palabras y que este acto lo tomó de autores como James Jones y Shakespeare. También utilizó herramientas que aprendió de Gabriel García Márquez y Jorge Luis Borges. “A través de estos maestros he aprendido y usado herramientas”. 
 

Comentarios:

Destacado:

+ -