Opinión


La SRE y el arte contemporáneo

La SRE y el arte contemporáneo | La Crónica de Hoy

Curada y museografiada por la artista Jeannette Betancourt, esta exposición reúne a 38 artistas invitados o que han pagado impuestos a través del Programa Pago en Especie del Sistema de Administración Tributaria, SAT. Procesos Constitutivos, Consumación/Renovación, Sistemas de lo Biodiverso, Tiranías Contemporáneas, Geografías y Demarcaciones, Invocaciones de la Palabra, Relatos del Cuerpo y Naturaleza Ritual; son las ocho secciones y conceptos donde se simula relacionar arte, biotopo (entorno o ambiente) y biocenosis (comunidad biótica o biológica).

Viejas exposiciones como Asteroide B-612, 2010, en el Museo de Arte Moderno, MAM o Residual, 2010 en el MUCA Roma y otros puntos de la CDMX, cumplieron mejor el perfil de esta deplorable exposición, donde superficialmente se agrupa cualquier obra seleccionada arbitrariamente por Betancourt que en algo evoque al “Arte, la Comunidad y la Coexistencia” conceptos que no fueron trabajados en específico y a fondo por los artistas aquí incluidos, y de quienes no hay cédulas que identifiquen cada obra.

La mediocridad de esta curaduría corresponde al bajo nivel de las exhibiciones de arte que se realizan en el Museo de la Cancillería del Instituto Matías Romero, así como el pobre lugar y repercusión que han logrado en sus ciudades el Instituto Cultural de México en París o Nueva York. Raquel Tibol (1923-2015) criticó severamente la intervención Raíces, 2012, de Rivelino, (La Jornada 12Ene2012), artista impulsado en Europa por la Secretaría de Relaciones Exteriores. Tristemente, al subir al siguiente piso, me encontré en el cubo de la escalera una pintura de Francisco Castro Leñero expuesta a emisiones solares, cambios de temperatura y humedad. Más importante que recortar presupuestos o extinguir fideicomisos, el Estado, la SRE y la 4T tendrían que replantear sus políticas culturales y su relación con el arte contemporáneo.

Twitter: @artgenetic

Comentarios:

Destacado: