Opinión


Los resentimientos

Los resentimientos | La Crónica de Hoy

Los resentimientos son emociones que no manifestamos en su momento, por no poder, no saber ó no tener el valor de decirlas, y que se han quedado atoradas dentro de nosotros mismos, produciendo desasosiego, recuerdos frustrantes o, mucho peor, odio. Los resentimientos nos conducen a un estado de tensión que si no reconocemos y sanamos, se  puede traducir  en actos violentos de conducta.

Los resentimientos surgen de  eventos que creemos alguien  nos hizo o nos dijo en el pasado, y que creó en nosotros un deseo de venganza. Los resentimientos producen enfermedades, insatisfacción y frustración. Ellos van aunados a la culpa, hacia los otros o hacia uno mismo, y esa culpa anula la voluntad de crecimiento. Es en la liberación de la culpa donde los resentimientos terminan. Los resentimientos no nos permiten vivir en paz.

La primera forma de sanar estas emociones es dimensionarlas, comprender que se encuentran ya en el pasado, que fue ahí donde nos  hirieron. Admitir  que ya en el presente no pueden dañarnos, nos liberará de la carga emocional que conllevan. A través del análisis y de la relativización de  los hechos vividos, nos dispondremos a vivir el día de hoy. (que es el único que realmente existe y  tenemos) con alegría y optimismo, como si fuera el primer día de nuestras vidas.   

Un segundo paso que ayuda mucho a que realicemos una catarsis de los asuntos del pasado  que cargamos dentro, consiste en  ventilar nuestros asuntos ante quién consideremos que tiene  la sensibilidad y el amor necesarios para comprendernos y orientarnos si se lo pedimos. Esta es la mejor terapia que conozco. El contarle ya sea a alguien de nuestros seres  queridos,  alguna amistad, o una persona que empatice mucho con nosotros,  lo que está presionando a nuestra alma. Esto es una forma de liberación rápida  que nos ayuda a no cargar con el peso de todos los resentimientos.

Además es importante estar alertas para que nuestros asuntos personales no se trivialicen por la intromisión de celulares o la prisa de nuestro  interlocutor, de tal forma que podamos explayarnos.

Muchas personas recurren a los terapeutas, psicólogos o psiquiatras, al no encontrar eco en otra persona de confianza para sacar todo lo que les atormenta. En lo personal, considero que todos contenemos  en nosotros mismos las herramientas que requerimos para solucionar todos nuestros problemas internos, pero hay que respetar  el camino que cada quien elija para lograrlo.

Hay que saber que es nuestra propia conciencia la que hace que tengamos presentes nuestras culpas o resentimientos. Y es nuestra imaginación la  que nos hace creer que son imperdonables. Seamos indulgentes con nosotros mismos y decidamos a partir de ahora realizar sólo actos de bien y de amor,  que nos permitan caminar por la vida de forma confiada, segura y libres, en lugar de temerosos  inciertos y prisioneros de nosotros mismos.

Mail: corzoalma17@yahoo.com

Comentarios:

Destacado:

+ -