Bienestar


Se prevé que haya 3.7 millones de adultos mayores con Alzheimer, para el 2050

Entrevista con Regina Altena, presidenta y directora de la asociación civil Centro Mexicano Alzheimer, quien señala que esta enfermedad es larga —entre cinco y 20 años— y con una fuerte carga emocional para la familia

Se prevé que haya 3.7 millones de adultos mayores con Alzheimer, para el 2050 | La Crónica de Hoy

Con la edad comienzan a registrarse situaciones que suelen convertirse en cotidianas y se tiende a volverlas parte de la normalidad, precisamente por los efectos en la memoria por el pasar de los años, y que tiene que ver con que los adultos mayores comiencen a presentar pequeños olvidos: dónde se dejaron las llaves de la casa, el monedero, las gafas, la medicina olvidan tomarla. 

Con el tiempo si estos síntomas que se dejan pasar como parte de la vejez, no se atienden de manera oportuna, la demencia evoluciona y entonces estos olvidos se vuelven más evidentes hasta que la persona olvida cosas tan sencillas como saber para qué sirve una cuchara, abotonarse la camisa, una blusa, o el nombre de sus seres amados se borran de su mente, los recuerdos se les comienzan a escapar, hasta que llega el día en el que no recuerdan el nombre de esa persona a quien tanto amaron en sus años mozos. 

Hablamos del alzheimer, padecimiento del cual no se puede considerar que sea un asunto menor, si se toma en cuenta que en el país hay un millón 500 mil adultos mayores quienes viven esta demencia, y de estos alrededor de 100 mil personas viven en la Ciudad de México, señala Regina Altena, presidenta y directora de la asociación civil Centro Mexicano Alzheimer. 

En el marco del Día Mundial del Alzheimer, —que se conmemora este 21 de septiembre—, Regina advierte que las demencias representan un problema de salud pública en nuestro país y el de mayor prevalencia es precisamente Alzheimer con más del 60 por ciento de todos los casos.   

Esta es una enfermedad con un proceso degenerativo, progresivo e irreversible que afecta las áreas del cerebro que controlan la memoria, el pensamiento y el lenguaje y el factor de riesgo es la edad, ya que a mayor edad mayor probabilidad para sufrir algún tipo de demencia. 

En el país hay 15.4 millones de personas mayores de 60 años, lo que hace necesario que tanto ellos como sus familiares pongan especial atención a los primeros signos de la enfermedad.  

Uno de los principales problemas a los que se enfrentan quienes comienzan a presentar ciertos síntomas de pérdida de la memoria, es que no hay ningún tipo de estudio que permita detectar esta demencia, por lo que, cuando ésta se detecta, regularmente ocurre en estadios avanzados. 

La urgencia de saber más de esta enfermedad, asevera, es que ante el incremento en la esperanza de vida de las personas para el 2050 se prevé que habrá en el país 3.7 millones de adultos mayores, quienes tiene derecho a tener una adecuada calidad de vida, en sus últimos años. 

Aclara que hasta el momento no existe ningún fármaco que permita detener o al menos hacer más lento el avance de este padecimiento, sin embargo, si existe un tratamiento muy efectivo a través de terapias de manera temprana e incluso preventiva, ya que a partir de los 45 años se puede presentar Alzheimer familiar o genético y el que está relacionado con la edad que es el Alzheimer esporádico, el cual se registra a partir de los 60 o 70 años con una prevalencia del 7 por ciento, por ciento y después de los 85 años en más del 40 por ciento. 

Añade que la duración de esta enfermedad es larga, entre cinco hasta 20 años, tiempo en el que no sólo el paciente la pasa mal, sino también la familia, porque alguna persona deberá convertirse en el cuidador principal, ya sea al contratar a algún profesional que ayude o un miembro de la familia, quien con el tiempo deberá renunciar a su vida personal, familiar, social e incluso privada, por cuidar a su pariente, quien eventualmente dependerá por completo de esta persona. 

La carga de trabajo para el cuidador principal es tal, aunado al hecho del estrés y carga emocional por ver cómo su familiar se va deteriorando, va olvidando las cosas que vive una especie de duelo doble, por la vida a la que tuvo que renunciar y despedir a su familiar, que ya no recuerda quién es la persona que la está cuidando, este impacto es tan fuerte que el cuidador principal tiende a colapsarse e incluso llega a fallecer antes que el paciente con Alzheimer. 

Ante este panorama, resaltó que los tres centros de atención a pacientes con esta enfermedad del Centro Mexicano Alzheimer, tuvieron que cerrar sus puertas ante el inicio de la epidemia por COVID-19; sin embargo, migraron a una atención en línea, a través de la cual se brinda atención tanto a pacientes como a cuidadores principales, con tratamiento no farmacológico a personas con demencia, apoyar psicológico a familias y sobre todo, resalta, difundir el tema del alzheimer, para que cada vez un mayor número de personas estén enteradas de esta enfermedad, de los primeros síntomas y comiencen a tomar acciones preventivas.

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado: