Escenario


"Mano de obra" y su retrato a los sistemas sociales imperfectos 

Entrevista. El cineasta David Zonana estrenará este jueves el filme por el cual ganó el pasado domingo el Premio Ariel a la Mejor Ópera Prima y que le dio a Luis Alberti el galardón al Mejor Actor Protagonista 

Fotos: (Cortesía Calouma Films) Fotograma del filme protagonizado por Luis Alberti / David Zonana, director de Mano de obra. 

El filme aborda como, tras la muerte de su hermano en una obra de albañilería, Francisco (Luis Alberti), junto al grupo de trabajadores de dicha construcción, buscará el apoyo económico para su cuñada (ahora viuda) por parte de los dueños de la edificación, además de proponer mejores condiciones laborales para todos ellos. Ante su rechazo buscarán justicia no solamente por la nula compensación, sino también por una vida llena de carencias, contrastes y opresión. 

Con guion y dirección del cineasta David Zonana, Mano de obra (2019) crea una muestra poblacional cinematográfica con el objetivo de enfrentarnos —en pantalla— a una disparidad social existente en nuestro país, señalando de igual manera, cómo la búsqueda de un bienestar personal, a través de la impunidad, puede originarse en cualquier estrato socioeconómico. 

En ese sentido, cabe decir, que las condiciones para erigir un proyecto cinematográfico en México siempre han sido complicadas, convirtiéndose en un reto doble para las óperas primas de nuevos cineastas. Ante estos complejos sistemas de producción nacional, el director David Zonana ha compartido con Crónica Escenario su experiencia con su primer largometraje, Mano de obra, que ganó dos Premios Ariel el pasado domingo, uno a Mejor Ópera Prima y otro a Mejor Actor Protagonista para Luis Alberti: 

“Siempre será difícil hacer una película. No todo depende del dinero; también se necesita una buena idea y un equipo capacitado. Aún con el complicado tema de los fondos para el apoyo de cine nacional, México es una potencia latinoamericana en el rubro de estímulos fiscales, y sería una lástima que estos desaparecieran, ya que limitarían el desarrollo de nuevas voces para la industria”, comentó el cineasta. 

“Las condiciones para levantar nuevos proyectos depende del gobierno; el gremio de cine puede alzar la voz y manifestar su inconformidad, pero al final, las leyes no las hacemos nosotros. A nosotros nos corresponde unirnos, junto al público, para demandar un respeto a la tradición cinematográfica del país”, agregó Zonana respecto a las acciones que deben tomarse frente al análisis gubernamental de recortes presupuestales para el séptimo arte. 

Más allá de los obstáculos que la cinta pudo encontrar en el proceso de preproducción y financiamiento, el set de filmación encontró sus retos particulares, los cuales Zonana logró atravesar para entregar un producto sólido en pantalla: 

“No existen obstáculos infranqueables. En un inicio, el trabajar con actores profesionales o albañiles reales fue una incógnita para mí; una duda que se despejó durante el proceso, y cuya decisión final le aportó mucho a la cinta. Como cualquier emprendimiento, se debe estar muy atento a cada elemento del proyecto para lograr un resultado óptimo”, compartió el director acerca del proceso de elaboración del reparto. 

“Realizamos muchos ensayos con los albañiles que participaron en la película, ya que la idea no era que actuaran, sino que fueran ellos mismos, para impregnar de realismo a la cinta; siempre buscamos su comodidad frente a la cámara, de una forma paulatina”, complementó el también guionista del largometraje próximo a estrenarse en salas mexicanas. 

Mano de obra construye un enfrentamiento de intereses del colectivo en contra de los desarrollados por el individuo, generando un choque de ideas alrededor de una reflexión profunda del bienestar social y los métodos a utilizar para llegar a ello: 

“Los sistemas bajo los que estamos regidos en el mundo son imperfectos, caóticos y aleatorios, partiendo de las deficiencias morales que tiene el individualismo humano; las problemáticas sociales y políticas que estamos viviendo derivan de dichos defectos, siendo algo que quise retratar en la película a través de la metáfora de la construcción de una casa, usando —de igual manera— el contraste del lujo en contra de la precariedad y la impunidad”, habló Zonana sobre los elementos discursivos del guion. 

“Por otro lado, me interesaba retratar la búsqueda de un movimiento social que intentará revertir estas injusticias, con la posibilidad de que dichas rebeliones puedan corromperse, repitiendo los mismos abusos de los cuales fueron víctimas, y cayendo en un círculo vicioso de acciones inmorales”, añadió el director. 

En un subnivel narrativo, la familia juega un papel importante en la ópera prima de Zonana, ofreciendo una vista digerible del poderoso vínculo emocional que existe en el círculo social primario de nuestro país: 

“Los valores familiares en México son muy fuertes, comparados con otras culturas, sin embargo, en muchas ocasiones existe una necesidad de unión como consecuencia de las dificultades sociales y económicas. Por otro lado, existen raíces culturales que agregan un valor positivo a las relaciones de familia, generando una dualidad de vida con nuestros seres queridos”, opinó David acerca de las vistas familiares que se ofrecen en la cinta. 

Finalmente, el creador de Mano de obra habla sobre la selección de Luis Alberti como su protagonista, y de cómo esto le ha generado un importante reconocimiento, desde el Festival Internacional de Cine de Morelia 2019, hasta su triunfo como Mejor Actor en la edición número 62 de los Premios Ariel: 

“Luis es un actor con mucho talento y trayectoria; en términos de la naturaleza del personaje, necesitaba a alguien muy agradable, ya que era necesario crear lazos de amistad con los albañiles para lograr una homogeneización en pantalla; esto aunado a su capacidad actoral comprobada”, concluyó. 

Mano de obra se estrenará en salas mexicanas este jueves 1 de octubre.

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

+ -