Opinión


Para lograr progreso y bienestar humanos siempre la pagan el resto de animales

Para lograr progreso y bienestar humanos siempre la pagan el resto de animales | La Crónica de Hoy

Todo parece indicar que a partir del próximo 20 de enero volverán los ladridos a la Casa Blanca, y con ellos, sin duda, un atractivo que sumará más a sus próximos habitantes, ya que el todavía por hoy virtual presidente de los EUA y su esposa Jill, se harán acompañar  de MAJOR, un maravilloso y muy hermoso perro pastor alemán que 
para más detalle, aparte de pasar a ocupar la categoría de PRIMER PERRO, trae como antecedente que será asimismo “the first shelter rescue dog” tras haber sido adoptado por Joe Biden, hace dos años, en la Delaware Humane Association, cuyo atinado lema es: 
“Making friends for life”.

Pero así como hay animales no humanos con estrella, los hay también a los que se las quitaron sin pedirles ni mínimo permiso, y que al paso del tiempo, además de su sacrificio en aras del progreso o bienestar humanos están siendo olvidados, al menos para la más reciente generación. Tal es el caso de LAIKA, sí, la perrita astronauta sobre la que en los últimos tiempos ha querido suavizarse su historia… su trágica y seguramente agónica muerte… su fatídico final… y que el pasado agitadísimo 3 de noviembre cumplió 63 años de haber sido lanzada al espacio dentro de la nave soviética Sputnik 2, en el entendido de que nunca regresaría con vida, como así fue, cuando a las pocas horas de entrar en órbita comenzó a enviar señales de que le llegaba la muerte. 
La traducción de su nombre es “ladradora”, pero en realidad y por descripciones diversas, se trató de una perra menudita, dócil, tranquila, confiada, alegre, atenta y disciplinada; lista como ella sola. Astuta precisamente por los aproximadamente tres años de vida callejera que había llevado. Fue justo por esas características que fue seleccionada, de entre tres perros arrancados del abandono, para el experimento soviético del que hasta la fecha hay quienes cercanos al mismo no terminan de arrepentirse de aquel lanzamiento, ya que aunque se le han rendido “sentidos” homenajes y levantado varias esculturas-monumento, LAIKA fue traicionada y premeditadamente sacrificada. 
Lo más cuestionable fue que se trató en realidad de un acto instrumentado por el entonces líder comunista Nikita Jrushchov, para celebrar los 40 años del inicio de la llamada Revolución Bolchevique, aprovechando la ocasión para también demostrarle al mundo, el poderío tecnológico ruso dentro de la carrera espacial que hoy ya no es noticia para las juventudes acostumbradas a vivir y sobrevivir virtualmente. Lamento que para esta ocasión el aniversario del fallecimiento de la perrita haya caído exactamente en una fecha en que la atención de casi todo el Planeta estaba concentrada en la votación estadounidense, de tal forma, que fueron contados los medios de comunicación que la recordaron con la grandeza que merece y que con ello la trajeron al presente para que nunca olvidemos… NUNCA… que los abusos cuestan vidas inocentes y agradecidas. 
Y así como tal, pido… no… exijo más bien al Gobierno federal en todas su niveles y a sus autoridades competentes, particularmente a la Secretaría de comunicaciones y Transportes a la SADER y a la Guardia Nacional, la vigilancia o-bli-ga-da sobre los camiones que transportan animales, particularmente equinos, gallinas y muy especialmente cerditos, porque como nadie atiende la normatividad correspondiente y tampoco se exige experiencia y responsabilidad a los conductores, los jovencetes choferes retan a la vida llevando los trasportes a máxima velocidad, provocando volcaduras que las más de las veces dejan muchos muertos entre los animales, pero, peor la pasan los sobrevivientes a manos de personas que salen de las alcantarillas… del mismito infierno… para rematarlos con extrema crueldad, entre carcajadas y gritos, desahogando en esas indefensas criaturas su impactante capacidad de violencia, que de forma personal me rebasa tratándose de puerquitos dada su extrema sensibilidad, inteligencia demostradamente superior a la del perro y, porque son hadas de los xenotransplantes. Pues con todo, son asesinados de forma vil y brutal, para mayor seña frente a los “guardianes del orden”, como sucedió recientemente en Hecelchakán, Campeche, acto cuyas imágenes me dejaron dañada irreparablemente. Y me faltó espacio para el asunto visones, pues no comprendo que todavía haya quien quiera poseer una prenda elaborada con su piel y que por ello existan enormes granjas productoras de estos mustélidos como las de Dinamarca, donde para su peor suerte, al presentar una mutación del coronavirus que nos tiene en jaque, fueron eliminados por MILLONES y a saber bajo qué método.

producciones_serengueti@yahoo.com
marielenahoyo8@gmail.com

 

Comentarios:

Destacado:


LO MÁS LEÍDO

+ -