Opinión


Riesgos y rendimientos

Riesgos y rendimientos | La Crónica de Hoy

¿Ahora sí podrá florecer el plan de inversión privada?

Hay desconfianza y desdén entres empresas y gobierno

GINGroup marca su raya respecto a la toma de la CNDH

 

¿Porqué ahora sí?, es la pregunta que se hacen en el medio empresarial, luego de que el Presidente Andrés Manuel López Obrador anunciará, junto con Carlos Salazar Lomelí, presidente del Consejo Coordinador Empresarial y tras declaraciones del asesor presidencial, Alfonso Romo, en que sin la inversión privada México no tiene futuro. En tres intentos anteriores ninguno ha podido fructificar en mejorar la relación entre el gobierno y la iniciativa privada. Ya anteriormente se hicieron dos pomposos anuncios de inversiones hasta de 600 mil millones de pesos, pero en realidad  lo único que creció fue  la desconfianza y desdén oficial por la inversión privada.

El primer anuncio de inversiones se trataba realmente de migajas que ofrecía el gobierno federal. Hoteles, algunas carreteras, pero nada que tocara el sector de energía. Por ejemplo, Eduardo Muñez, presidente de la Comisión de Energía  de ICC México señala que están congelados los permisos para abrir nuevas gasolineras y también almacenamiento, distribución y trasporte de petrolíferos.

Las segunda ocasión se subió el monto a inversiones por 600 mil millones de pesos, proyectos de pacotilla, endebles, sin sustento, que iban muy en línea con el deterioro de la relación entre líderes de organismos empresariales, incluyendo la Coparmex, de Gustavo de Hoyos y el mismos CCE. Lo único que aumento fue el desdén y menosprecio del Presidente hacia los empresarios y la resignación de los dirigentes.

¿Cambio el ambiente?, ¿Hay ventana de oportunidad para mejorar la relación?. Lo que hasta el momento impera es una desconfianza mutua. ¿Pudo Alfonso Romo sensibilizar al Presidente sobre la importancia de la iniciativa privada en la recuperación del económica?.  Solo el tiempo. México atraviesa por un momento muy sensible, sin inversión y con una crisis que se prolonga en el tiempo. La recuperación es lenta y sin fuerza.

POSICIONAMIENTO.- Luego del  señalamiento sobre el posible patrocinio de GINGroup, que dirige Raúl Beyruti al grupo de activistas  que tomaron la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, el agua toma su nivel,  la Jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum, de manera acertada invitó a dialogar a Beatriz Gasca Acevedo para buscar una solución a la crisis que tiene como escenario las instalaciones de la CNDH.

Al finalizar la historia se mostró que GINgroup no tenía ningún tipo de participación o patrocinio con el movimiento feminista  y  que Gasca Acevedo actuaba por cuenta propia, fuera de las horas de trabajo dentro de la empresa. De hecho, GINgroup dejó en claro que en su larga historia de 40 años siempre se ha conducido  con respeto irrestricto a la legalidad y rechazó pública y enfáticamente cualquier forma de violencia o de falta de civilidad, así sean en apoyo a los Derechos Humanos, a las reivindicaciones de las mujeres o cualquier otra causa, “las cuales sólo pueden ser legítimas si se apegan al estado de derecho y a los cauces democráticos que están establecidos en la Constitución de la República”.

La empresas no están para hacer política, para eso existen espacio muy definidos y GINgroup lo reconoce al señalar que es una empresa de colaboradores que tienen diversas opiniones y posturas que son de la entera responsabilidad de cada uno de ellos y se les respeta, pero no apoyan ninguna postura que se aleje de la legalidad. “En este sentido, declaramos categóricamente que la empresa no patrocina, ni avala, ni apoya de ninguna manera, ninguna expresión contraria al orden institucional”.

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES


LO MÁS LEÍDO

+ -