Opinión


Wolfgang Amadeus Mozart. La Historia Clínica

Wolfgang Amadeus Mozart. La Historia Clínica  | La Crónica de Hoy

Adolfo Martínez Palomo, médico, integrante de El Colegio Nacional, dedicado a la  investigación de la biología y el control de las enfermedades parasitarias presentes en México, continuará el ciclo de conferencias-concierto, Músicos y medicina, al impartir la cátedra Wolfgang Amadeus Mozart. La historia clínica, este 2 de septiembre.

 

El parasitólogo, que desde hace casi treinta años ha estudiado las patologías de los compositores más destacados de la música clásica, contará con la participación de la soprano Anabel de la Mora y de la mezzosoprano Verónica Alexanderson, acompañadas al piano por Sergio Vázquez, quienes al finalizar la conferencia interpretarán un repertorio del compositor austriaco.

 

Experto en la biografía clínica de los más importantes compositores y músicos,  Adolfo Martínez Palomo, quien realiza este ciclo desde 2011, ha dictado conferencias sobre artistas como Clara Schumann (1819-1896), Georges Bizet (1838-1875), Gioachino Rossini (1792-1868), Felix Mendelssohn (1809-1847),  Aleksandr Borodín (1833-1887) Niccoló Paganini (1782-1840)  y Franz Liszt (1811-1886), entre muchos más.  

 

A lo largo del ciclo han participado en los distintos conciertos las sopranos Irazema Terrazas, Ivonne González y Lourdes Ambriz.  Las mezzosopranos Julieta Beas y Verónica Alexanderson. Los tenores Hugo Colín y Rodrigo Garciarroyo, así como el barítono Ricardo López, y los pianistas Karina Peña y Sergio Vázquez, entre importantes intérpretes.

 

El ciclo de Conferencias-concierto Músicos y medicina, cuyas sesiones anteriores se encuentran disponibles en Youtube: elcolegionacionalmx, continuará el 28 de octubre con Ludwig van Beethoven. La creación del silencio y el 18 de noviembre con Nicoló Paganini. El secreto del violinista diabólico.

Martínez Palomo, reconocido con el Premio Nacional de Ciencias y Artes 1986, es también autor del primero y segundo volumen de la colección Músicos y Medicina. Historias Clínicas de Grandes Compositores, éste último, novedad editorial de El Colegio Nacional, titulado Bach y Handel, en el que da a conocer las afecciones de ambos compositores alemanes, grandes figuras del Barroco.

Johann Sebastian Bach y George Frideric Handel, dos colosos de la música clásica, nacen el mismo año, ambos en Alemania; sin embargo, no logran conocerse personalmente. Bach permanece siempre en su país, donde tiene veinte hijos. Handel, en cambio, hace fama y fortuna en Inglaterra, sin llegar a contraer matrimonio. Largas y prolíficas vidas las dos, unidas en un final común: la ceguera, propiciada por la torpe intervención del mismo aprendiz de cirujano ocular.

A partir de una revisión médico-biográfica de las vidas de estos compositores, Martínez Palomo revela las respuestas a diversas preguntas sobre el genio y la creatividad: ¿de dónde vienen?, ¿todos los genios son inestables emocionalmente?, ¿qué relación hay entre el ambiente, la herencia y la creatividad?

Sobre la salud de Bach, quien como relata Martínez Palomo, quedó huérfano de madre a los 9 años de edad y de padre al cumplir los 12, compartimos el siguiente fragmento del capítulo titulado “La ceguera del compositor”.

Johann Sebastian empezó, tarde en su vida, a quejarse de problemas de los ojos, acentuados tal vez por la costumbre de copiar textos de música bajo la luz insuficiente de una vela. La vista se había deteriorado considerablemente, al tiempo que componía su última obra: El arte de la fuga. Su familia tenía antecedentes de cataratas en los ojos y sus amigos describieron las molestias oculares del compositor como una enfermedad seria y dolorosa. Quizá los problemas de los ojos de Bach debido a cataratas se complicaron con glaucoma.

Respecto al estado físico de Handel, apodado el Oso, compartimos un fragmento del capítulo titulado “Cuando declina la salud”.

La buena salud de Handel empezó a declinar pasados los cincuenta años, justo en una época de grandes tensiones financieras y administrativas por las dificultades de la puesta en escena de sus óperas: dolores de cabeza, irritabilidad, cólicos, dolores reumáticos. En 1737, después de un periodo de gran fatiga y desilusión, “la máquina se rompió”: sufrió parálisis del brazo derecho que afectó sobre todo los dedos de esa mano, y por consiguiente le impidió tocar el clavicordio y el órgano. Junto con la parálisis presentó ciertas alteraciones mentales “que modificaron sus entendimientos”, según un comentario escrito de un contemporáneo, tal vez en referencia a confusión mental o a problemas del habla.

El volumen Bach y Handel de la colección Músicos y Medicina. Historias Clínicas de Grandes Compositores, novedad editorial de El Colegio Nacional, se encuentra disponible en librerías y en libroscolnal.com

La conferencia-concierto Músicos y medicina, con la cátedra Wolfgang Amadeus Mozart. La historia clínica, se transmitirá el 2 de septiembre a las 18:00 horas por  plataformas digitales de El Colegio Nacional: Página web: www.colnal.mx, Youtube: elcolegionacionalmx.

Comentarios:

Destacado:

COLUMNAS ANTERIORES


LO MÁS LEÍDO