Escenario


Falleció Paul Leduc, un cineasta sin miedo a mostrar las miserias del país

Luto. El aclamado cineasta dirigió filmes importantes en la historia del cine nacional como Reed, México insurgente (1970) y Frida, naturaleza viva (1983). Tenía 78 años de edad

Falleció Paul Leduc, un cineasta sin miedo a mostrar las miserias del país | La Crónica de Hoy

Fotos: (Cortesía) El cineasta fue parte de la generación dorada de directores en los años 70 junto a Arturo Ripstein y Felipe Cazals.

“Al público hay que obligarlo a pensar cuando va al cine”. Esa era una ley del cineasta mexicano Paul Leduc, quien desde su debut como director en 1972 se caracterizó por hacer del cine una herramienta para mostrar su visión sin dudar en hacer visible las carencias de su país. Este miércoles la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC) dio a conocer su muerte a los 78 años de edad, sin aún dar detalles de la causa de su deceso. 

Leduc, sobrino del poeta Renato Leduc, nació en la Ciudad de México el 11 de marzo de 1942. En principio, su sueño era ser arquitecto por lo que estudió la carrera en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), pero no finalizó, pues descubrió la dramaturgia, la cual estudió en la Facultad de Filosofía y Letras (UNAM), luego encaminó su gusto a las artes dramáticas por la escenografía en el Instituto Nacional de Bellas Artes.

Su bagaje académico fue pulido con estudios en en dirección teatral en el Taller de Artes Escénicas Seki Sano que se encontraba en el Cine Chapultepec en el Paseo de la Reforma. En el taller encontró conexión con el método actoral de Konstantin Stravinski con tendencia a exponer los problemas sociales. En el cineclub comenzó su acercamiento al cine pues no había un estudio profesional del séptimo arte. Así que decidió viajar a París a estudiarlo en 1965, en el aclamado Institut des Hautes Études Cinematographiques (IDHEC). Ahí conoció al antropólogo Jean Rouch, quien lo influyó en el cine social que presentaría como cineasta. 

Antes, en 1960, llegó a estudiar las “50 lecciones de cine” impartidas por el crítico y promotor cultural Manuel González Casanova. A partir de ahí se dio su entrada en el famoso Grupo Nuevo Cine (1962), conformado por nombres como José de la Colina, Emilio García Riera, Alberto Isaac, Carlos Monsiváis y Carlos Fuentes, solo por mencionar algunos, en donde llamó la atención por su defensa de los espacios de cineclubes.

A su regreso a México, en 1967, fundó el grupo Cine 70 junto al cineasta Rafael Cañedo, el fotógrafo Alexis Givas y la productora Bertha Navarro (El laberinto del fauno), con esta última fue pareja y procreó a Valentina Leduc, hoy editora de cine. Con ellos codirigió 17 cortos para el Comité Olímpico Internacional con motivo de la edición en México y fue productor de La revolución congelada, del argentino Raymundo Gleyzer.

Su debut como director de un largometraje se dio en 1970 con Reed, México insurgente, cuyo argumento versaba sobre John Reed, cronista de las revoluciones mexicana (1910) y rusa (1917), quien en el 2013, como corresponsal de la Metropolitan Magazine se relacionó con Pancho Villa y las memorias de esa experiencia quedaron plasmadas en el libro México insurgente (1914). Se dice que el interés por hacer este filme llegó por su tío Renato Leduc, quien conoció a Reed cuando era telegrafista de Villa en la División del Norte. 

Su segundo largometraje fue un ejercicio de no-ficción, basado en la investigación antropológica de Roger Bartra del Valle del Mezquital en Hidalgo, Etnocidio: Notas sobre El Mezquital (1976) posee una narrativa cíclica al ser un recorrido alfabético donde cada letra representa una característica de la región. Denuncia la pobreza y la explotación que sufren los campesinos del poblado y evidencia a gobernadores y terratenientes que agravaron la situación de la región.

Su filme Frida, naturaleza viva (1983), representó la consagración del artista en el ámbito nacional e internacional. A través de una recreación estética de algunos cuadros de la artista, la cinta es narrada desde el lecho de muerte de Kahlo a manera de remembranza de sus memorias tanto personales como artísticas. La cinta es una referencia obligada en términos biográficos sobre la artista plástica mexicana y está, además, entre las mejores obras realizadas del nuevo cine latinoamericano, sin embargo, los adjetivos positivos llegaron mucho después de su lanzamiento.

“Cuando se estrenó la película fue muy mal recibida. Mi madre me llamó y me dijo que no leyera el periódico, pero corrí al puesto, y hasta que ganó premios en el extranjero, ya la reconocieron en México. La película costó 8 mil pesos, no cobramos por hacerla, la editaron y nunca nos pagaron, pero qué importa, es un gran trabajo”, explicó la actriz Ofelia Medina, quien protagonizó el filme.

Dentro de su filmografía también resalta la cinta ¿Cómo ves? (1986), un retrato de la marginalidad, la pobreza, la represión, la violencia familiar y la falta de oportunidades en la ciudad de México durante la década de los ochenta. Aquí contó con la participación musical de diversas bandas y artistas representativos de esa época como El Tri, el Son del Merengue, Rockdrigo González, Jaime López y Cecilia Toussaint, así como con un guion firmado por José Agustín y José Revueltas, entre otros.

Más tarde realizó dos adaptaciones literarias. Primero Barroco (1989), basado en Concierto barroco del escritor Alejo Carpentier, la cual fusiona con la historia de América donde se cruzan múltiples herencias culturales. Luego fue Latino Bar (1991), inspirado en la novela Santa, de Federico Gamboa y en la cinta homónima de Antonio Moreno, en la que cuenta como una mujer es arrastrada al infierno de la prostitución tras sufrir una decepción amorosa. Los filmes fueron hechos fuera de México pues el país estaba en una crisis de producción: “Me tuve que ir para poder seguir haciendo cine”.

Por ese entonces había un auge del video y la televisión que mostraba un poco de problemáticas que, hoy mismo, el cine mundial arrastra, “no tiene que llevarnos a homogeneizarnos y a hacer de las pocas películas que podemos meras copias de las de Hollywood: cine convertido en cómic, en el que los diálogos se imponen a las imágenes. En esta situación, una película sin palabras como Latino Bar o Barroco forma parte de un cine de resistencia cultural que, con más o menos palabras, es necesario hacer”, dijo en una entrevista realizada en 1991.

Además del cine etnográfico, otra faceta en la que incursionó fue en la animación con proyectos como Los animales 1850-1950 (1995), en el que compiló 20 canciones mexicanas para niños compuestas durante un siglo, y con La flauta de Bartolo (1997), donde mostraba la evolución musical a través de un colorido recorrido por todo el mundo, este cortometraje representó el primer audiovisual realizado en México con la técnica de gráficos en 3D generados por computadora.

Antes de estos proyectos el cineasta había anunciado su retirada del cine, al menos en ficción. En 1999, cuando leyó el cuento Cobrador, del brasileño Rubem Fonseca, cambió de opinión. La historia aborda la violencia y la enorme rabia social generada por un mundo en efervescencia y conflicto. “Son temas que a todo ser humano le interesa”, expresó. Lamentablemente a la exhibición fílmica no tanto y hubo pocas salas de cine para ver su último filme El cobrador (2016): “Desafortunadamente los distribuidores eligen si el tema y el filme son de su conveniencia y hay muchas historias que no se exhiben porque las consideran inapropiadas”, sostuvo. 

El filme llegó en 2008 y significó su último trabajo dirigiendo actores. En ese año dijo en el Festival Internacional de Cine de La Habana que el cine que conoció ya se había extinguido, un tema que ahora mismo se debate: “Está en cambio. Y va a seguir en cambio. Internet, cable y todas las nuevas tecnologías son, evidentemente, el futuro, incluso hasta para las salas de proyección normales, que por eso se han vuelto más chicas”, dijo.

“Ya no van a recibir ninguna copia, les va a llegar por cable, por satélite. Tampoco necesitas una pantalla, puede ser una casera. Cada vez son mejores las pantallas y cada vez da más flojera ir al cine. Porque en lugar de tener que ir a estacionarte y pagar las palomitas, pues la ves en tu casa a la hora que quieras. Es otra actitud del público”, advirtió.

Pero, ahí mismo reconoció que en cuestión creativa se vivía un momento prodigioso: “El cine ha recuperado mucho su diversidad, en parte quizás por las nuevas tecnologías. Yo he recuperado el placer como espectador. Se refrescó mucho el cine entre la gente joven en el mundo. Hay mucho talento, con nuevos discursos, nuevos temas, nuevas maneras de contarlos. Los jóvenes actuales son totalmente imagen. No quiero idealizar tampoco a la juventud. No necesariamente por ser jóvenes ya son talentosos, pero sí hay un volumen de jóvenes con talento, por ejemplo en México”, enfatizó.

Es por ellos que alzó la voz cuando fue reconocido por su carrera con el Ariel de Oro por la AMACC en el 2016, en un amplio discurso (que no pasó completo en TV abierta), en el que criticó la adquisición del empresario Carlos Slim de películas clásicas mexicanas a través de paraísos fiscales, como lo reportó la entrega periodística Panamá Papers, entre otros temas: “El cine en México sigue siendo negocio, pero no para los cineastas mexicanos”, dijo.

“Ese centenar de premios algo debe significar. Acaso, ahora se filma para los festivales. Acaso, que los cineastas actuales ignoran el público al que se dirigen porque nunca le han permitido conocerlo realmente, relacionarse con él. La culpa es del público, que no quiere ver cine mexicano, se dice. Quizá en este caso así sea. El público de hoy no es el de antes, el de la Época de Oro, el del cine de estreno a cuatro pesos. Hoy no prefiere lo mexicano; hoy no le gusta lo mexicano. Hoy quizá ya no quiere ser mexicano. Cabe preguntar quién, cómo y por qué se formó así ese público”, alzó la voz.

En el 2013 también ganó el Premio Nacional de Ciencias y Artes en el área de Bellas Artes. Su último trabajo fue la elaboración de un póster para promover el voto latino contra Donald Trump en las próximas elecciones de EU.

Comentarios:

Destacado:

+ -