Escenario


“Se le tiene poco respeto al género cómico en México”: Roberto Andrade

Entrevista. En el marco de la edición 35 del Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG) se presenta la cinta Ok, está bien… un trabajo con un humor políticamente incorrecto que ha causado polémica en el festival. Su director Tío Rober comparte su opinión con Crónica Escenario

“Se le tiene poco respeto al género cómico en México”: Roberto Andrade | La Crónica de Hoy

Fotos: (Cortesía) El standupero es conocido popularmente por su sentido del humor negro y crudo.

La comedia ha llegado al Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG) con un largometraje escrito y protagonizado por el standupero mexicano Roberto Andrade “Tío Rober”, quien presenta su primer trabajo cinematográfico Ok, está bien… dirigido por Gabriela Sandoval y que ha dado mucho de qué hablar.

Mariano, con casi 30 años de edad y egresado de la carrera de guion, a lo largo de seis años ha pasado gran parte de su tiempo observando una gran cantidad de películas, mientras vive con su madre, prolongando la posibilidad de escribir una historia para cine. Su rutina cambiará con la llegada de su primo Ramiro, un adolescente de 15 años con quien mantendrá una absurda rivalidad, la cual se agudizará con la aparición de Mariali, una joven que comparte la pasión cinéfila con Mariano.

Durante los últimos años la comedia en México ha sido presa de múltiples señalamientos, poniendo en tela de juicio a sus artífices y protagonistas, siendo encerrados en un mar de opiniones polarizadas desprendidas de la corrección política. Es con esto que la llegada de la cinta escrita por Andrade llega a Guadalajara con muchas miradas sobre la misma:

“Previo a llegar al festival, la película pasó una serie de vicisitudes bastante fuertes; fueron muchos años en los que tratamos de sacar la película adelante, con muchas puertas cerradas en cuestión de apoyos, siendo finalmente el Festival de Guadalajara quienes nos tendieron la mano a través de nuestra participación por el Premio Mezcal”, contó el guionista de la película.

“Además de los apoyos, nos rechazaron en muchos festivales, donde nos enteramos que a muchas personas les incomodó y molesto la película, tachándola de misógina o políticamente incorrecta, incluso reuniendo opiniones de que no debería exhibirse”, remarcó Andrade sobre el sinuoso camino que ha tenido su trabajo en una búsqueda por ser proyectado.

Con un tema casi alleniano en cuestión de relaciones entre amplias brechas generacionales, Roberto comenta acerca de la construcción de su historia y las expectativas que se formaron tras finalizarla:

“El guion se escribió hace 12 años, en una época donde la corrección política no estaba en boga; yo me centré en contar una historia que me divertía mucho, alrededor de un personaje patético, sin pensar en que podría incomodar a la gente o herir susceptibilidades”, comentó el comediante.

Gabriel Sandoval, directora del largometraje, conocía el guion desde 2009, siendo la primera persona que se involucró con la historia, naciendo un interés casi instantáneo por el proyecto de Andrade:

“Era muy frustrante para mi observar que Ok, está bien... no se realizaba, a pesar de que era un proyecto pensado para levantarse con recursos propios, lo cual me llevó a pedirle a Roberto que me dejara dirigirla; me parece que es una comedia inteligente y que, probablemente, no posee muchas referencias similares en nuestro cine”, platicó la directora.

Dada la naturaleza de la comedia planteada por Roberto Andrade, es sencillo pensar que la corrección política sea un freno para que más guionistas se aventuren a contar historias de esta índole, limitando el campo de acción del gremio de escritores para cine:

“Yo no creo que la corrección política o la cancelación afecte al quehacer cinematográfico; sin embargo, creo que tiene más que ver con el poco respeto que se le tiene al género cómico en el país, lo cual no entiendo porque México tiene una gran tradición de comedia. Algo sucedió en los 70 u 80 que la comedia se comenzó a ver como un género menor, y que incluso se ve un poco reflejado en las escuelas de cine con su escepticismo hacia él”, expresó el “Tío Rober” sobre el género de comedia en el cine mexicano.

Proyectos independientes como este largometraje participante en Guadalajara siempre han sufrido en la parte de solvencia económica, llevando a Gabriela Sandoval a una reflexión acerca de la actualidad del cine nacional independiente:

“Estamos en una crisis hablando de políticas públicas y fideicomisos en apoyo a la cinematografía, en general a la cultura; Roberto y yo creemos que algunas de las probables soluciones sería tratar de ayudar a producciones de micro-presupuesto en beneficio para cineastas emergentes”, resaltó la cineasta.

Ok, está bien… es un trabajo que se percibe con una naturaleza íntima que le imprimió su creador, haciéndolo completamente funcional y desarrollando personajes interesantes, dejando de lado los temas que orbitan alrededor de ellos:

“Siendo fanático de este cine que vulnera a su creador, la experiencia con Mariano fue increíble. En México parece que, los cineastas, en lugar de ver hacia adentro solamente observan la superficie, sin exponerse. Mariano está basado en la persona que era en mis 20 y gracias a un proceso de autoanálisis fue que pude confrontar y desarrollar a ese personaje; el arte, cuando te valoras, es cuatro o cinco veces más poderoso”, concluyó el comediante.

Comentarios:

Destacado: